Trucos para que tu bebe duerma toda la noche

bebes duermen toda la noche

Que el bebé duerma toda la noche no es lo mas normal, pero hay trucos para que pueda dormir mas horas.


Muchos podemos desear que nuestros bebes duerman toda la noche o incluso molestarnos si escuchamos que una mamá alardea de lo bién que duerme su bebé.


Trucos para que tu bebé duerma toda la noche 



Muchos padres se siente agotados porque su bebé no logra dormir toda la noche y llora sin cesar.



Los expertos dicen que, fisiológicamente, los bebés son capaces de dormir de corridos seis horas desde los tres meses. Para entonces, no necesitan alimentarse con tanta frecuencia, y su ritmo circadiano (el reloj interno que regula el sueño y la vigilia) está funcionando. Según la Canadian Pediatric Society, entre los seis y los 12 meses no es necesario que el bebé sea alimentado aunque si se despiertan a mitad de la noche, lo que significa más sueño ininterrumpido para ambos. Un bebé llorando en su cuna. No eres malvado si duermes entrena a tu bebé


Sin embargo, los bebés no leen libros de texto.


"Estas son pautas generales: cada bebé es un individuo, por lo que es difícil decir cuándo empezará a dormir mejor por la noche", dice el pediatra de Calgary, Peter Nieman. “Muchos factores pueden interrumpir o retrasar esta progresión”. Su bebé podría despertarse algunas noches debido a un crecimiento repentino, malestar estomacal o dentición, y muchos bebés no duermen toda la noche hasta que están más cerca de sus primeros cumpleaños.


Si bien no hay garantías, hemos redondeado algunos trucos probados y probados por expertos que pueden ayudar a todos a alcanzar un poco más de atención.

1. Deja a tu bebé adormecido

"En lugar de esperar hasta que salga, bájala cuando esté casi dormida", dice Nieman. Aprender a conciliar el sueño por sí solo es esencial para ayudar a los pequeños a dormir por períodos más largos. Eso se debe a que cuando se despiertan y notan que las cosas no son lo mismo que cuando se quedaron dormidos (es decir, que ya no están acunados en sus brazos) es probable que se confundan y molesten.

2. No asumas que tiene hambre

Los pequeños duermen en ciclos cortos de unos 40 minutos, lo que significa que se mueven con frecuencia durante la toda la noche. Dale unos momentos para que se instale por su cuenta. Si eso no funciona y usted necesita atenderla, pruebe con otro método de comodidad en lugar de ofrecerle el pecho o el biberón de inmediato. Canto suave o frotando su vientre podría ser todo lo necesario para calmar su espalda a la tierra de los sueños.

3. Crea una rutina a la hora de dormir

A los cuatro meses, los bebés pueden beneficiarse de un ritual nocturno. "Se acostumbrarán a las señales y facilitarán la hora de acostarse en los próximos meses e incluso años", dice Nieman. Un baño, una historia, música suave e iluminación tenue son elementos que muchos padres usan con éxito.

4. Estirar las alimentaciones nocturnas

Los recién nacidos necesitan alimentarse cada dos o tres horas, pero ella alargará lentamente el tiempo entre cada alimentación. Aproveche este cambio para su ventaja ofreciéndole una alimentación justo antes de irse a la cama para que sepa que está llena cuando su cabeza golpea la almohada.



5. No te precipites a los sólidos

Los padres solían comenzar los sólidos muy temprano, pensando que si su bebé estaba más lleno, habría menos posibilidades de que se despertara en la noche. Sin embargo, el suministro de sólidos demasiado pronto puede dificultar el sueño, lo que podría provocar alergias a los alimentos y problemas gastrointestinales. Según la Canadian Pediatric Society, los bebés no están listos para los sólidos hasta los seis meses, y no hay investigaciones que vinculen el inicio de los alimentos sólidos para dormir mejor.


Siga las indicaciones del bebé sobre el sueño.


"Lo que he aprendido a lo largo de los años es que los padres se desempeñan mejor cuando siguen el horario del bebé, y no al revés", dice Nieman. Tenga en cuenta las comidas y los tiempos de sueño para ayudar a determinar los patrones de su bebé. Las cosas hicieron clic para Benes cuando comenzó a observar las señales de sueño de su hija, como frotarse los ojos y bostezar, lo que la ayudó a descifrar la hora correcta de la siesta y la cama. "Tan pronto como me di cuenta de eso, pude planificar todo mi programa en torno a eso".