Receta nutritiva de Quinua Atamalada - Comer a la manera andina

Receta nutritiva de Quinua Atamalada es rica en fitonutrientes antiinflamatorios, lo que la hace potencialmente beneficiosa para la salud humana en la prevención y el tratamiento de enfermedades. 

La quinua contiene pequeñas cantidades de ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón y, en comparación con los cereales comunes, tiene un mayor contenido de grasas monoinsaturadas.

Rica en fibra y con más proteínas de arroz o cebada, la quinua puede ser beneficiosa para quienes buscan controlar su peso. Una explicación de esto es la naturaleza saciante de la proteína y la fibra que nos ayuda a controlar nuestro apetito.

La quinua también tiene un índice glucémico (IG) bajo, por lo que su liberación de energía más lenta hace que sea menos probable que provoque antojos y estimule el hambre.
Aunque se necesita más investigación, una pequeña cantidad de estudios sugiere que la quinua puede mejorar los niveles de triglicéridos y mejorar el control del azúcar en sangre.

Los estudios sugieren que la quinua puede mejorar la salud intestinal al mejorar la diversidad de bacterias intestinales beneficiosas y reducir los síntomas inflamatorios de afecciones como la colitis. Actuando como un prebiótico, la quinua proporciona el combustible para las bacterias intestinales beneficiosas, lo que les permite prosperar.

La quinua se encuentra entre los menos alergénicos de los "cereales" y las reacciones alérgicas son raras. Sin embargo, los compuestos naturales que recubren las semillas llamados saponinas pueden ser la causa de algunas reacciones adversas. Es posible eliminar estos compuestos enjuagando bien o remojando la quinua antes de usarla.


Receta nutritiva de Quinua Atamalada


Consejo 1: En Perú comemos la quinua con arroz. Pero te repito, en Perú comemos TODO con arroz. También la puedes agregar a cualquier otro platillo, guiso, sopa, ensalada, etc. Ayer hice una ratatouille con zucchini, tomates, pimientos y champiñones. Le puse quinua y no sabes, quedó increíblemente buena.

Consejo 2: Cuando hagas este plato por primera vez, recuerda que debe tener la textura de una sopa bien espesa o de un risotto recién hecho. Déjala enfriar hasta que esté un poco firme y después la presentas de diferentes maneras. Ojo: no va a tener la textura firme de la polenta fría. La quinua es más cremosa.

Ingredientes


1 cucharada de aceite vegetal

½ cebolla picada

1 diente de ajo picado

2 cucharaditas de pasta de ají amarillo

1 taza de quinua

Sal y pimienta

¼ taza de leche evaporada

½ taza de queso freso cortado en cubos (o cualquier otro queso blanco)

2 cucharadas de perejil picado

Preparación


Calienta el aceite en una olla a fuego medio. Sofríe la cebolla, el ajo y la pasta de ají amarillo por unos 5 minutos, revolviendo constantemente.

Agrega la quinua, revuelve bien, cubre con agua (unas 4 tazas). Lleva a ebullición, baja el fuego, tapa parcialmente y cocina por media hora. Si ves que la quinua se seca, agrega un poco más de agua. Debe tener la consistencia de una sopa bien espesa. Salpimienta.
Cuando esté lista, agrega la leche, el queso y el perejil. Corrige la sazón y apaga el fuego. Una vez que le pones la leche ya no puede hervir porque se va a cortar.

Sirve con arroz.

Estos productos se pueden obtener de forma fiable, para más información CLICK EN LA IMAGEN y te llevará a la página de AMAZON donde podrás obtenerlos de forma 100% segura y fiable.